UN MODELO DE DOCENTE LOMENSE

A días de retirarse de la docencia, Mario Parodi es un ejemplo en la profesión y modelo a seguir para muchos maestros y profesores de educación física del Distrito. Nacido en Uruguay, llegó a la Argentina a los 14 años, continuando en nuestro país con sus estudios secundarios.

Egresado del Colegio José Manuel Estrada, inició su cursada en el profesorado de educación física, donde al poco tiempo fue nombrado ayudante de clases prácticas; lo cual sería su primera experiencia laboral como docente.

Mario recuerda de aquellos años que “además de los deportes, me gustaba brindarme a las personas, dar algo por el otro; entonces descubrí, sobre la marcha, que mi verdadera vocación era la docencia”.

Allí comenzaría esta historia, en la que Mario Parodi dedicaría 40 años de su vida a ser profesor de Educación Física, 30 de ellos trabajando en el Instituto Modelo Lomas, lugar con el cual aún sigue relacionado, luego de haberse jubilado.

En tal sentido, lo hace desde la Coordinación del Departamento de Educación Física de todos los niveles del colegio, donde tiene, entre sus premisas, la función social de la docencia. “Insertarse en la sociedad como seres humanos y personas les toca a todos, creo que ésa es la principal tarea de todos los docentes con los alumnos, sea cual sea la materia o carrera brindada: que los chicos puedan descubrir su verdadera vocación, un paso más que importante, fundamental, para su vida futura”, cuenta Mario.

Un ejemplo dentro de la docencia, tal como lo destaca una de sus colegas, Verónica Lamanna, Directora del nivel secundario del Instituto Modelo Lomas, cuando, hablando de Mario, señala que “fue profesor de mis hijos en primaria y secundaria; antes trabajamos juntos en el profesorado y ahora que estoy en la dirección me toca tenerlo como colega, como coordinador de Educación Física y también como profesor, al ser madre de alumnos. En todos los ámbitos siempre fue constructivo y, de los profesores, es de lo mejor que hay en la escuela”.

Quizás se podría pensar que, luego de tanto trabajo, llegan los años del descanso pero Mario tiene un enfoque particular sobre la cuestión, cuando, pensando en los tiempos que vienen destaca que “por la jubilación, ahora voy a poder dedicarle más tiempo a mi familia, pero estar ligado a la escuela es mi vida; de hecho ya se acercaron personas a ofrecerme trabajos dentro de la educación, así que no cierro ninguna puerta”.

De esta manera seguirá el camino de Mario Parodi, haciendo un culto de su tarea docente, tal como él lo siente, lo vive y lo pone en palabras, al decir que “cuando vos internamente sentís que a los estudiantes les llegó el mensaje, es maravilloso; la evaluación más linda y sincera es la que te hacen ellos y sus familias”.

Recent Posts