SIGUEN LAS VISITAS GUIADAS EN EL EX POZO DE BANFIELD

La reapertura del Espacio para la Memoria, donde funcionó el Pozo de Banfield durante la última dictadura, ha posibilitado que miles de personas formen parte de las visitas informativas.

Las mismas incluyen un relato fílmico y auditivo sobre el centro de detención, que funcionó, a su vez, como maternidad clandestina: pasaron por allí 24 embarazadas y hubo 10 partos.

Escuelas, centros de jubilados, ONGs, trabajadores sociales, miembros del Conicet y universidades, han participado de las recorridas.

Mimí Di Gianni y Juana Campero, integrantes de la Mesa de Trabajo del Ex Pozo de Banfield, tuvieron oportunidad de destacar el valor de las visitas y propuestas que organizan juntamente con el municipio y señalaron la importancia de que se lleve adelante el juicio para condenar a los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos en el ex centro clandestino de la dictadura cívico-militar.

Las instalaciones del sitio, ubicado en Siciliano y Vernet, luego de realizadas algunas reformas, han quedado en perfectas condiciones para el desarrollo de las actividades.

En tal sentido, Mimí Di Gianni explica que “hasta determinado momento hacíamos los actos por el 24 de marzo, 16 de septiembre (Noche de los Lápices) y el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos) con recorridos internos informales, pero el espacio no estaba abierto porque no teníamos agua ni instalaciones eléctricas; con la puesta en valor hicimos el encuentro de reapertura que lo vivimos como una gran victoria y un logro colectivo de la Mesa”.

Por su parte, Juana Campero se ocupó en consignar que “como acá estuvieron los estudiantes de la Noche de los Lápices, muchos jóvenes vienen con la curiosidad de saber más y conocer su historia”, agregando que “cuando un pibe viene, ríe, aplaude, pregunta, el lugar se invade de muchas cosas lindas y buena energía, que es fundamental para contrarrestar el dolor y la muerte que hubo acá”.

En la Mesa de Trabajo del ex Pozo de Banfield participan miembros de agrupaciones de Derechos Humanos, políticas, sindicatos, estudiantes universitarios e integrantes de centros de estudiantes.

Desde la Mesa han indicado que están muy cerca de llegar a las 3 mil personas y que tienen como objetivo sumar más propuestas, como música, cursos, cine y una biblioteca, de tal manera de transformar este lugar de muerte en un espacio de vida, desde lo artístico y cultural.

Recent Posts