«EL MALAMBO ES MI CABLE A TIERRA, CUANDO ZAPATEO DEJO TODO»

Matías Rivas dirige el grupo La Tropilla Malambo junto a su hermano Nicolás, y en esta nota con InfoLomas, habló acerca de sus inicios en la disciplina, sus sensaciones y dio detalles de la participación de su hijo, Ezequiel (9) y su sobrino, Thiago (13) en un programa de talentos juveniles de Miami.

Matías Rivas dirige el grupo La Tropilla Malambo junto a su hermano Nicolás, y en esta nota con InfoLomas, habló acerca de sus inicios en la disciplina, sus sensaciones y dio detalles de la participación de su hijo, Ezequiel (9) y su sobrino, Thiago (13) en un programa de talentos juveniles de Miami.

¿Cómo y cuándo comenzaste con el Malambo?

Empecé cuando tenía siete años, en ese momento, mi hermana mayor decidió iniciar folclore y cuando la vi bailar, me di cuenta que yo también quería hacerlo. Así que ahí arranqué y hasta el día de hoy no he parado nunca de bailar.

¿Cómo se dio lo de tu sobrino y tu hijo?

Comenzó con un video que subí a mi Facebook  que la gente empezó a compartir y tuvo miles de reproducciones y así llegó a una productora de Miami que se encarga de buscar talentos de niños de todos los países y lo televisa TeleMundo.  El programa se llama Siempre Niños.

¿Esperabas este tipo de reconocimiento?

La verdad que jamás imagine esta oportunidad, es un sueño poder compartir esto con mi familia. Yo tuve la oportunidad  de viajar a un programa de talentos con el grupo Malevo y fue una experiencia  única  e inolvidable. Además, con el grupo Malevo tuve la suerte de viajar a Mexico, EE.UU y Egipto. Mi hermano, por su parte, esta de gira por Europa con la disciplina.

¿Qué es el malambo para vos?

Es mi pasión, cada vez que hacemos malambo estamos plasmando todo nuestro esfuerzo,  que son horas de ensayos y lo más hermoso de todo son las aplausos de la gente que disfruta tu arte. Es impresionante lo que genera en las personas, tuve la oportunidad de bailar para distintos públicos tanto en el interior, como el exterior y siempre fue muy bien recibido.

Mi sueño sin dudas es a través del malambo sacar a todos los chicos de la calle, enseñarles lo que es el futuro y poder darles un mejor futuro.

¿De qué manera impacta en quienes lo practican?

De muchas formas, tanto en el que lo práctica, como en el público que lo aprecia. El que lo baila siente pasión, adrenalina y mucha fuerza, y el que lo disfuta recibe prácticamente lo mismo. Es una danza de fuerza de furia, en mi caso cada vez que zapateo dejo todo, el alma el cuerpo y todos los problemas que uno tiene en la vida. El malambo es mi cable a tierra por eso estoy feliz de que mis hijos y mis sobrinos sigan este hermoso camino que te lleva donde uno jamás piensa poder llegar.

COMPARTIR

MÁS NOTICIAS