JUAN MARTÍN RIGANTI, UN LOMENSE EN LA SELECCIÓN ARGENTINA DE VOLEY

El armador, de exitoso pasado en Lomas Vóley y positiva temporada en Gigantes de Neuquen, entrena en el CeNARD bajo los órdenes de Julio Velasco.

jrigantiLa reciente edición de la Liga Argentina de Voleibol fue diferente para Juan Martín Riganti, que disputó la máxima competencia nacional de ese deporte con Gigantes del Sur, equipo de la provincia de Neuquén. El lomense, luego de esta nueva experiencia y con un presente positivo con la Selección Argentina, no se olvida de todo lo que le aportó Lomas Vóley en este camino: “Es uno de los equipos que llevo en el corazón”.
Desde aquel 2013 en que nació Lomas Vóley, el equipo que representa a Lomas de Zamora en la principal categoría del voleibol de clubes del país, Riganti había formado parte del plantel en todas las temporadas, a excepción de esta última. La Liga 2016/2017, la cuarta de vida para Lomas, lo encontró a él en Neuquén, en una nueva aventura con Gigantes del Sur, la cual analiza: “El balance terminó siendo bastante positivo. Al principio me costó un poco adaptarme a una ciudad nueva y a compañeros nuevos, pero me encontré con un equipo que laburó al cien por ciento pese a un montón de adversidades que tuvimos. Siempre seguimos adelante, algo que me gustó mucho y me hizo sentir muy conforme.”
“Eso se vio reflejado en los buenos resultados que fuimos teniendo durante la temporada”, sigue Riganti, haciendo alusión a los triunfos logrados sobre el anterior campeón, UPCN de San Juan, o sobre Bolívar, que luego terminaría alzando la copa. Sin embargo, las vueltas de la Liga decidieron que, en cuartos de final, Gigantes terminara su camino por el título ante Lomas, justamente su ex club. “Nos tocó chocar con un rival difícil, que jugó mejor y pasó a la siguiente instancia”, simplifica.
Más allá de la posición final, las buenas impresiones que generó Gigantes derivaron en que Riganti fuera convocado a la Selección en este 2017, por primera vez en el plantel principal que se prepara para la Liga Mundial, una competencia anual de alto calibre. “Había jugado un Sudamericano de Mayores en 2015, pero fue con una Selección B”, recuerda el lomense y continúa: “Estoy súper contento, tratando de aprovechar para aprender lo más posible del cuerpo técnico y también de mis compañeros, que son los mejores del país. Entrenamos durísimo, en un turno por día que dura tres o cuatro horas a full, hasta los sábados.”
De esta manera, rumbo a cumplir 29 años, Riganti se encuentra en un momento de cosecha en su carrera. “Obviamente, tengo mucho que agradecerle a Lomas Vóley. Al proyecto, al cuerpo técnico, a los jugadores con los que me tocó compartir equipo, porque me potenciaron mucho y aprendí muchísimo estando allí”, asegura, respecto de este buen pasar.
Esos tres años en el combinado lomense, además, han dejado una huella que perdura: “Fue muy lindo, al volver esta temporada, ver que la gente en la tribuna saluda, que sigue pidiendo una foto, con la misma buena onda de cuando era jugador del equipo. Ellos saben que soy vecino de Lomas, incluso a muchos me los cruzo por la calle, así que es muy lindo mantener ese vínculo más allá de la camiseta que me toque ponerme”. Por todo eso, Riganti deja abierta la puerta para volver a su casa deportiva: “Ya veremos cómo sigue la carrera, pero sin dudas Lomas Vóley es uno de los equipos que llevo en el corazón.”

 

COMPARTIR

MÁS NOTICIAS