REINALDO PRANDI: “CRUZAR LA META EN UNA CARRERA ES UN MOMENTO IMBORRABLE»

El lomense de 53 años forma parte del equipo de running Correr es Lo+ desde hace dos años, el domingo corrió su segunda maratón y en esta nota con InfoLomas contó todo acerca de su preparación y experiencia durante el desafío.

El lomense de 53 años Reinaldo Prandi forma parte del equipo de running Correr es Lo+ desde hace dos años y el domingo corrió su segunda maratón. En esta nota con InfoLomas contó todo acerca de su preparación y experiencia durante el desafío.

-Teniendo en cuenta que el año pasado también participaste, ¿la idea en esta edición era mejorar el tiempo?

El objetivo desde que inicié esta actividad hace 2 años fue mejorar la marca en cada evento que interviniese sin importar cual fuere la distancia, o sea, por ahora la idea es buscar siempre objetivos superadores, por ejemplo la marca obtenida en los 42k del 2015 fue de 3:45, la meta planificada era bajar las 3:30, y logré llegar en 3:28.

-¿Esperabas el tiempo y la forma en la que terminaste?  

La planificación de entrenamiento dada por el profesor Diego Sigal, de Correr es Lo+, contemplaba el tiempo logrado. En cuanto a la forma en que terminé la considero satisfactoria, porque he logrado transitarla solo como una carrera por la distancia tal y como es. Es decir, como incómoda, evitando lo que es fundamental evitar, que sea insufrible.

-¿Cómo lo viviste?  

Para este tipo de evento considero la previa desde el mismo día que comienzo a entrenar. En los días anteriores  hay detalles en donde soy más riguroso, sobre todo en las comidas y en la hidratación, busco alimentos que sean básicamente de fácil digestión como arroz, fideos, polenta y evito todo lo que sea irritable, mate, café. Si estoy muy atento en los 2 días anteriores al evento me ocupo de la hidratación, ingiriendo no menos de 2 litros entre agua y bebidas isotónicas.

Durante la carrera me sentí muy bien, tenía una estrategia de carrera hasta los 21k, otra hasta los 30k y las pude cumplir. A partir de ahí fue regular el ritmo y entender que la carrera ya estaba adentro.

Las horas posteriores incluyendo el día siguiente los dediqué a darle unos mimos al cuerpo dejándolo descansar bien y alimentarlo con un rico asado y espirituosas bebidas en el festejo con el que el profesor, Diego Sigal, nos agasajó.

-¿Y ahora qué se viene?

Para lo que resta de este año la meta es buscar carreras de corta distancia, 7 o 10k, digamos carreras más explosivas. En cuanto al 2017, tenía previsto realizar el Cruce de Los Andes, pero el objetivo postergado para el 2018. Si se que debería focalizarme en una distancia y en un tipo específico de carrera, pero creo que será un año similar al trascurrido, o sea buscando mejorar marcas en cualquier carrera que participe.

De todos modos, el objetivo para el próximo año lo definiré seguramente a fin de año, lo que me gustaría es completar la agenda en algún momento con un sueño impensable hace un año, correr un 70k.

En definitiva, lo que encare será para seguir sintiendo lo que me dio el running, que es esa felicidad jamás forzada, esos momentos imborrables que son el cruzar cada meta, esos gratos instantes vividos con quienes comparten esta pasión.

COMPARTIR

MÁS NOTICIAS