TOBÍAS TOROSSIAN, UN LOMENSE CAMPEÓN SUDAMERICANO EN HANDBALL

El joven jugador del SAG contó sus sensaciones tras ganar el certamen en la categoría menores.

infolomas-058-tobias-torossian-handball-2El sábado 12 de noviembre de 2016 quedará marcado a fuego en su memoria. Ese día, la Selección Argentina de menores masculina de handball se quedó con el Campeonato Sudamericano de la categoría en Asunción, Paraguay, y él formó parte de la campaña del título. Se trata de Tobías Torossian, un oriundo de Lomas de Zamora que vive el sueño de representar a la Argentina a nivel internacional.

“Tuve el gran honor de compartir con un grupo increíble de personas, entrenadores y compañeros el momento más importante de mi vida deportiva”, arranca Tobías, que juega al handball en el club SAG (Sociedad Alemana de Gimnasia) de Lomas de Zamora y se desempeña como lateral derecho.

En el torneo, la vara estaba alta para la Argentina, como explica Torossian: “Desde el principio, el objetivo fue ser campeones, más teniendo en cuenta que la Selección de menores del año pasado lo había conseguido. Había que repetir el logro y defender el título”. Así y todo, no hubo presión y el equipo fue una tromba que derrotó con autoridad a los cuatro rivales de la zona única de competencia: Uruguay por 23-11, Paraguay por 36-24, Chile por 30-21 y Brasil por 34-26. Tobías aportó 8 goles para el equipo en esa campaña.

Más allá del logro deportivo, la experiencia en sí misma fue inolvidable para él: “Representar a la Argentina fue muy, muy groso. Nunca sentí tanta emoción como al escuchar y cantar el himno de mi país con mis compañeros, abrazándonos con la celeste y blanca puesta. Al principio no lo podía creer, hasta que después tomé el tema con muchísima responsabilidad y compromiso.”

Ya de regreso en el país, Tobías se toma su tiempo para recordar a quienes lo acompañan en este camino de Selección. “Estoy muy agradecido a mi entrenador Ezequiel Baison y a mis compañeros del club, ya que sin ellos nunca hubiera llegado a donde llegué. Y también a mis viejos y a Bauti, mi hermano, que siempre se bancan los viajes y los entrenamientos”, sonríe.

Hoy, le toca a él ser embajador de Lomas de Zamora en el equipo nacional, y ahí defender los colores argentinos en el mundo, pero muchos chicos y chicas persiguen las mismas metas. Pensando en ellos, Torossian aconseja: “Les diría que nunca abandonen sus sueños. Si los persiguen con muchas ganas y esfuerzo, y siempre se dedican a trabajar muy duro en sus clubes, en algún momento las cosas se dan.”

COMPARTIR

MÁS NOTICIAS